Esclavas de Corazón: Tres Novelas de Romance, Erótica y BDSM (Colección de Romántica y Erótica BDSM) por Alba Duro

April 22, 2019

Esclavas de Corazón: Tres Novelas de Romance, Erótica y BDSM (Colección de Romántica y Erótica BDSM) por Alba Duro

Titulo del libro: Esclavas de Corazón: Tres Novelas de Romance, Erótica y BDSM (Colección de Romántica y Erótica BDSM)

Autor: Alba Duro

Número de páginas: 149 páginas

Fecha de lanzamiento: June 8, 2018

Obtenga el libro de Esclavas de Corazón: Tres Novelas de Romance, Erótica y BDSM (Colección de Romántica y Erótica BDSM) de Alba Duro en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Alba Duro con Esclavas de Corazón: Tres Novelas de Romance, Erótica y BDSM (Colección de Romántica y Erótica BDSM)

¡Temporalmente a sólo 4,99! Precio normal 8,97. (Descuento del 45%)
Estás frente a una colección que incluye 3 libros escritos por Alba Duro.
A continuación te dejo las descripciones de las obras:

Esclava:
Frank Einstein lo tenía todo. Era el mejor neurocirujano de Nueva York, vivía en un ático de lujo y estaba invitado a todas las fiestas. Además, cedía la mayoría de sus ingresos a organizaciones benéficas sin ánimo de lucro. Y sin embargo, Frank era más que conocido en la comunidad sadomasoquista de la ciudad que nunca duerme por ser el dominante más respetado, deseado y poco disponible de todo el condado.
Todos tenemos nuestros demonios, y Frank no era menos. Acostumbrado a conseguirlo todo, a ser el mejor, y a tener el control en todo momento, era difícil evitarlo. El poder le era algo natural, y ni dar la mano a esposas a la salida de la cirugía o ayudar a países pobres podía matar sus deseos más íntimos; dominar, poseer y controlar a sus amantes. El deseo de ser llamado “amo”.
No le faltaban amantes, pero el día de su 37 cumpleaños recibió el regalo más peligroso del mundo; Dan, empresario de éxito y amigo desde la infancia, se lo llevó de compras… a por una esclava.
De todas las posibilidades, en aquel mercado tan ilegal como lujoso, tuvo que escoger a Jane. Había algo en su actitud que lo inspiraba, algo en sus ojos que sacaba a la vez lo peor y lo mejor de él. Una mezcla de sumisión y desafío. Un porte digno, pese al collar. Y una mirada que parecía arrancarle el alma.
Jane quería aquello. Deseaba aquello. Y Frank había pagado una cantidad obscena de dinero por tenerla. Lo que él no sabía es que ella se había puesto en venta por si misma, y que buena parte del dinero había ido a pagar el tratamiento para curar el cáncer de su madre.
Ella anhelaba, desesperadamente, pertenecer a un hombre como Frank. Y él demostrarle que, aún bajo su control, podía ser mucho más que una esclava.

Esclava Marcada:
No era nadie, no era nada.
Encapuchada, delgada, hambrienta, huérfana y vagabunda en las calles de Miami.
Una latina de 19 años sin pasaporte, sin identidad y sin futuro.
Hasta que me encontró Bill Morgan, líder indiscutible de la mafia.
Un traje negro, corbata, zapatos de diseño y gomina en el pelo. Podría ser mi padre.
Me preguntó cuanto costaba mi vida. Me preguntó si podría matar para sobrevivir.
Dije que sí.
Un tatuaje con forma de flor negra y tres cadáveres después, era oficialmente “la hija” de Bill, protegida por encima de todos sus hombres.
Hasta que llegó Darren, el jefazo de la competencia, tan podrido de dinero como mi “padre”.
Haría cualquier cosa por Bill… incluyendo entregarme a Darren.
Y así lo hice.
Ahora pertenecía a aquel hombre. Metro noventa, brazos neumáticos, piel tatuada y llena de cicatrices. Era guapo, muy guapo. Y peligroso, más peligroso que nadie a quien me haya enfrentado jamás, incluyendo a Bill. Pero también me deseaba como nadie me ha deseado jamás.
Por un lado, era la hija de un jefe y la chica de otro, lo cual me hacía… poderosa. Pero por otro, mi vida les pertenecía, y ahora no era solo “la hija de Bill” o “la chica de Darren”, sino también, cuando entro en su penthouse, su sumisa, su esclava y su mayor pasión.

El Club de las Máscaras:
Sara llevaba tiempo coqueteando con el sexo un poco más… duro. A sus 24 años, periodista, estresada y cada vez más aburrida del sexo convencional, poco a poco había comenzado a interesarse por prácticas más ortodoxas.
Sin embargo, todo dio un giro aún más brusco cuando conoció su mejor amiga le presentó a Pablo. Alto, atlético, entrenador personal y, por supuesto, una auténtica bestia en la cama. Resultó difícil para Sara decir que no a alguien así, pero más todavía no quedar atrapada en su órbita cuando descubrió la verdad.
Pablo se encargaba de organizar las reuniones BDSM de la ciudad, y con ellas, Sara iba a verse cada más y más inmersa en un mundo que parecía no tener fondo.