El Cerebro Político vs. El Cerebro Moral por Rafael Salin-Pascual

August 23, 2019

El Cerebro Político  vs. El Cerebro Moral por Rafael Salin-Pascual

Titulo del libro: El Cerebro Político vs. El Cerebro Moral

Autor: Rafael Salin-Pascual

Número de páginas: 321 páginas

Fecha de lanzamiento: March 26, 2018

Descargue o lea el libro de El Cerebro Político vs. El Cerebro Moral de Rafael Salin-Pascual en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Rafael Salin-Pascual con El Cerebro Político vs. El Cerebro Moral

La forma en que nuestro cerebro está tratando con la llamada realidad tiene muchas limitaciones. Como ser humano y miembro de una clase económica y social, en un ambiente particular, es decir la ciudad y con una forma especial de abordar esta realidad debido a mi condición como psiquiatra. (Lo cual no significa que lo estoy haciendo mejor). Una cosa que me gustaría explicar es que el proceso mental del cerebro siempre avanza, antes de la conciencia propia, esto es de el percatase (o como diría el maestro Kant, siempre es a priori) . Esto significa que los procesos mentales son, en un porcentaje elevado, inconscientes y que no estamos lidiando con toda esta información de manera consciente. Por ejemplo, los estados afectivos dan la impresión de apareced de la nada de la nada, luego entonces no eres capaz de descubrir de dónde están surgiendo todos estos sentimientos como ansiedad, tristeza, enojo . Entonces, cuando una persona pregunta cómo sabes que está enamorada una persona. Las respuestas correctas, la honesta, es que no se sabe, cualquier otra respuesta ya está elaborada, pero la mayoría de la gente trasformará y desarrollará una historia completa, con cualidades mas que defectos de la persona amada. No hay nada malo en eso, todos lo hacemos cuando las explicaciones no están fácilmente disponibles o accesibles.
La confabulación cotidiana, que se consideraba un desorden de la memoria ha evolucionado como una forma de organización de la actividad mental. Eso es lo que hace la gente cuando se evoca un sueño temprano en la mañana, con toda la conversación nocturna y el contexto en el que este soñador en particular, está editando casi todos esos eventos como en las películas (con todo y el sesgo de ser el actor principal y el director). La capacidad creativa para construir explicaciones plausibles que puedan ser verificadas o que tengan sentido parece ser universal.
Las estrategias de dominación se han centrado en un solo campo de batalla: el cerebro. A través del miedo, la violencia, la creación de mitos que sostienen la superioridad "racional" y el destino manifiesto para gobernar, las religiones y los medios que repiten sin cesar las mentiras de las clases dominantes, que a fuerza de medias verdades que se repiten, se convierte en el hecho corroborado de la cultura popular. De manera más reciente, utilizando sistema de comunicación social como Facebook, Twiter, Instagram, se pueden hacer perfiles psicosociales con fines políticos de usuarios, y crear mensajes para cambiar el voto, o mover a los que se abstienen a que se manifiesten de manera poco razonada por el candidato que ha pagado por esos servicios (Cambridge Analitic).

Después de todo, lo que parece importante es la revelación del funcionamiento de nuestra maquinaria pensante y cómo “tales verdades” pueden hacerse completamente oscuras. Los indios americanos estaban abrumados por la combinación de lo que mencioné anteriormente; agréguese el factor de ver a estas criaturas con barbas y cubiertos de armaduras de metal, montados en bestias de cuatro patas, con armas que parecían haber capturado el trueno. Y, sin embargo, no faltaron los disidentes que cuestionaron la dignidad de esos seres divinos con un solo argumento: "¿Su mierda apesta como la nuestra, como pueden ser dioses?"
En la ciencia política por lo general, en los caminos en campos tales como la economía, la organización social, los estilos y la forma en que se ejerce el poder, sin embargo, rara vez se discuten tomando como referencia el cerebro político. Es un hecho evolutivo que nuestro tamaño del cerebro creció considerablemente básicamente para socializar de manera efectiva. Somos animales del bosque, en efecto.